Musicoterapia con Bebés

Es posible que la madre, tras el parto, experimente desorientación y sienta que ha perdido algo de sí misma. En ella se manifiestan rápidamente cambios físicos, mentales, psicológicos.

La soledad es a menudo el primer problema al que la nueva madre se enfrenta: la familia extensa ya no existe y, a veces incluso los parientes más cercanos están lejos y el marido está ocupado en su trabajo.

¿Cómo entender el lenguaje de su hijo, las señales de su mente y a la vez seguir siendo eficiente en la organización del hogar y de la nueva familia?

Participar en el programa Miroia Postnatal para madres y bebés puede ayudar a las madres que están viviendo el período de puepério en soledad, abordando las preocupaciones que conlleva el cuidado del bebé, el cansancio de la lactancia y los primeros problemas relacionados con la comunicación.

La depresión puerperal es fisiológica, pero ninguna mujer, mientras que la está padeciendo, es capaz de superarla sin esfuerzo. El siguiente compromiso de la lactancia materna afecta a la madre no sólo físicamente sino también emocionalmente y psicológicamente.

A menudo prevalece el miedo de la madre a la dependencia total del niño por la maternidad y el malestar en el retraso de la fecha para volver al trabajo o profesión, lo que significa cambios en la libertad, del contacto social, de la autonomía, de la independencia y de los logros. Todo esto es en sí mismo motivo de abandono del deseo inicial de ser madre, del primer acto de amor por su hijo.

Con la musicoterapia se genera un apoyo profundo y motivador para todas aquellas madres que desean hacer frente a este momento tan delicado e importante de sus vidas. Encontrar dentro de sí la capacidad de hacer frente a las diferentes situaciones que el nacimiento de un niño comporta, buscando las estrategias de comunicación más naturales, tales como la escucha activa de la música, el uso de una canción de cuna o un abrazo musical, hace que las madres se sientan más competentes para cuidar a sus bebés.

Además la musicoterapia es de gran ayuda para exteriorizar los miedos, las debilidades y dudas que surgen en éste momento de la vida y al estar junto a otras madres en la misma situación, nos sentiremos arropadas, escuchadas y comprendidas, además de nutrirnos de la compañía y experiencias ajenas. Viviremos y superaremos con más serenidad y conciencia todo lo que ocurre en ésta etapa, recuperando la alegría y la ilusión de la maternidad.

Por su parte, el bebé, siendo aún muy pequeñito, necesita dormir, la protección, la alimentación y la contención: la mamá y la música juntos, naturalmente, cumplen éstas necesidades básicas aportándole un ambiente que le recordará su vida intrauterina.

En el programa de musicoterapia post parto, experimentarás la relajación activa, que además de enderezar la mente y el físico, te ayudará a construir una relación con tu bebé, empezando por su experiencia prenatal compartida.

De hecho, en ésta primera fase, sobretodo emitiremos música que la madre y el bebé ya conocen de la etapa de embarazo. La escucha se asocia con actividades de relajación psico-física, expresada generalmente por la madre con el bebé tumbado fuera de sí, mientras que la madre apoya al bebé en el pecho para volver a crear una condición particular de contacto físico, vocal y emocional, típica en el embarazo.

Por medio de la canción libre, básica en esta primera fase, la madre se comunica con su bebé transmitiendo sus mensajes más íntimos de amor y al mismo tiempo haciéndole un masaje vibracional, gracias a las vibraciones producidas.

Durante las actividades de movimiento se utiliza a menudo el canguro recreando la unión física de la madre y el hijo que les permite a ambos moverse omorítmicamente y en total armonía. La danza es para la madre un medio de expresión armoniosa y para el bebé una de las actividades más relajantes (el movimiento rítmico y continuado es el típico de las canciones de cuna), lo que conlleva a que los juegos de movimiento sean una gran fuente de diversión y aprendizaje en la vida y crecimiento del niño.

En postnatal se realiza un test orientativo a los niños, que se repite con el tiempo y con continuidad, para detectar posibles déficits de audición del bebé. Por lo general, los recién nacidos ya acostumbrados a recibir mensajes sonoros específicos, tras el nacimiento no se asustan por los sonidos extraños y demasiado fuertes, y demuestran una viva curiosidad por todos los sonidos que los rodean.

En el programa postnatal las actividades se adaptan a cada período específico del crecimiento del bebé para evitar una posible sobreestimulación.

La musicoterapia no es sólo el sonido, sino la comunicación completa madre-hijo. Las madres harán actividades específicas para ir descubriendo los secretos del toque de sus manos y de la vibración de su voz.

Todo diseñado para facilitar a la madre y a su bebé una experiencia completa y beneficiosa.

Muy a menudo los bebés reconocen los sonidos y las melodías que escuchaban en la etapa de gestación y lo manifiestan de diferentes maneras: con la apertura de los ojos, la quietud, la sonrisa o la búsqueda del rostro materno. Esa música es, pues, la madre, y con frecuencia en situaciones de necesidad, realiza precisamente la función de la madre sustituta tranquilizando al niño durante su ausencia o, en situaciones particularmente difíciles, el fortalecimiento de su presencia.

“Escuchar Juntos” también facilita el encuentro de la madre con su bebé y no debe ser subestimada en los casos en que la que manifiesta dificultades para cantar.

Este programa ayuda a las madres a estar más relajadas y a ser más amables con sus hijos, ayudándoles a superar con mayor serenidad y autocontrol los momentos de fatiga y estrés.

El objetivo de Miroia es facilitar a las madres un lugar donde poder dedicar tiempo exclusivamente a sus hijos y a ellas mismas, un espacio fuera del entorno del hogar y de los estímulos y obligaciones del mundo exterior. Es muy gratificante y sirve de mucha ayuda en momentos intensos de unión con su hijo.

Los beneficios obtenidos con la musicoterapia se reflejan a menudo en momentos de serenidad con los otros miembros de la familia y de la vida cotidiana.

El programa de postnatal también es de gran ayuda para aquellas madres que dieron a la luz a su segundo bebé. Éstas mujeres, de hecho, a menudo viven el embarazo con un sentido de disponibilidad parcial, la culpa y el arrepentimiento hacia el segundogénito; sienten que piensan menos e invierten menos energía y tiempo.

En esta primera fase del programa de musicoterapia postnatal trabajaremos el vínculo madre-hijo para identificar cualquier déficit eventual en la comunicación entre ambos y enriqueceremos el habla espontánea sonora-rítmico-musical, tan importante para el crecimiento y el desarrollo de la relación madre-hijo y del protolenguaje del bebé.

La oportunidad de vivir esta experiencia de manera grupal junto con otras madres es muy importante ya que en el grupo puedes confrontar y compartir experiencias, y enriquecerte de los aportes de los demás.

Con la musicoterapia post parto se fortalecen los aspectos específicos de cada una de las madres, disipando los miedos y ansiedades que la vida maternal pudiera causar y aporta serenidad y bienestar tanto a la madre como a su bebé.

Empezando inmediatamente después del parto, tan pronto como sea posible, os ayuda a:

 

  • encontrar a tu peque, reconocerlo/a como una persona real que hasta hace unos días era sólo “imaginario”.

  • tomar conciencia serena de tu papel como madre.

  • prevenir y detectar alteraciones tempranas en la relación madre-hijo.

  • construir una comunicación positiva que repercutirá positivamente a lo largo de la vida del bebé y de la familia.