¿Hay relación entre la nutrición y la fertilidad?: Nutrición y Fertilidad

La infertilidad es un problema de salud pública mundial que afecta aproximadamente al 15% de todas las parejas en edad reproductiva. Los factores masculinos, incluyendo la disminución de la calidad del semen, son responsables del ~ 25% de estos casos.

El peso en la mujer antes de la concepción es otro de los principales factores de riesgo para los resultados de la fertilidad y está demostrado que la pérdida de peso de tan solo el 5% -10% puede ser significativo en la mejora de los desequilibrios hormonales, la reducción de las tasas de abortos espontáneos y abortos involuntarios en las mujeres con sobrepeso y obesas.

Las mujeres con un índice de masa corporal (IMC)> 30 kg / m2 se clasifican clínicamente como obesas y tienen interrupciones naturales del ciclo menstrual, una tasa casi tres veces mayor que las mujeres de un peso saludable.

También existe una relación positiva entre el índice de masa corporal previo a la concepción y el tiempo necesario para quedar embarazada, en mujeres con sobrepeso y obesidad.

Otro factor que dificulta el embarazo es el síndrome del ovario poliquístico; aproximadamente un 75% de mujeres obesas estériles lo tienen.

El patrón dietético, los componentes de la dieta y los nutrientes se han estudiado como posibles determinantes de la función espermática y / o la fertilidad.

Las dietas saludables ricas en algunos nutrientes como los ácidos grasos omega-3, algunos antioxidantes (vitamina E, vitamina C, betacaroteno, selenio, zinc, criptoxantina y licopeno), otras vitaminas (vitamina D y folato) y bajas en grasas saturadas y ácidos grasos trans están relacionadas positivamente con una mejor calidad del semen, por tanto los individuos que siguen este tipo de dieta presentan una mejor calidad espermática.

La dieta que contiene estos nutrientes sería la que incluye pescado, mariscos, aves de corral, cereales, verduras y frutas, lácteos bajos en grasa y leche desnatada.

Por contra en lo que respecta a la fecundidad, la ingesta elevada de alcohol, cafeína, carne roja y carne procesada consumida por los hombres influye negativamente en la probabilidad de embarazo y en las tasas de fertilidad en parejas.

Las dietas bajas en carbohidratos pueden optimizar la fertilidad en algunos grupos clínicos, particularmente para las mujeres con sobrepeso y obesas con síndrome de ovario poliquístico. Pero no queda demostrado para mujeres con normopeso.

* No hay que olvidar que el valor de IMC exclusivo no da siempre resultados correctos de clasificación obesidad-sobrepeso, debido a que ésta fórmula solo tiene en cuenta el peso y no el porcentaje de grasa/músculo, es decir, es posible que una persona deportista tenga un peso elevado debido a su mayor masa muscular.

Alba Belver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *