Los beneficios de un embarazo activo: la estimulación prenatal

Durante muchos años en el período de gestación al feto se le ha dado un papel pasivo, de poca importancia, pero gracias a varios estudios en los últimos 20 años esta opinión ha cambiado. Ahora sabemos que el bebé dentro del vientre materno puede recibir comunicación materna y paterna y percibir estímulos externos a través de los cinco sentidos (Murphy, 2011), y que sus primeras experiencias perceptivas son las sensaciones táctiles y vibracionales, los mensajes hormonales y la escucha a través del sentido auditivo (Federico, 2008).

El sonido, la música y el desarrollo del bebé en la gestación están íntimamente entrelazados. Sobre el impacto del sonido en el feto, Benenzon (2000), médico y alma máster de la musicoterapia moderna comenta:

Esos fenómenos acústicos, sonoros, vibracionales y de movimiento suceden desde el preciso momento en que el óvulo se une al espermatozoide para formar el nuevo ser. En ese instante hay infinitud de procesos que rodean a ese huevo anidado en el útero, y que están produciendo, por su propia dinámica, movimientos, vibración y sonido.

Algunos ejemplos de estos procesos son el crujir de las paredes uterinas, el flujo sanguíneo de las venas y arterias, los ruidos intestinales, los sonidos de murmullo de la voz de la madre, los sonidos y movimientos de inspiración y espiración, los movimientos mecánicos y de roce tanto viscerales, articulares o musculares, los procesos químicos y enzimáticos y mucho más. (p. 27)”

El mismo autor continúa:

“ Pienso que muchos de los estímulos tanto externos como internos de la madre, pasarán a formar parte no sólo de la dinámica de los complejos no verbales, sino también del engrana anémico y del ser en gestación.” (2010, p.54).

Pero, ¿cómo sabemos que el bebé percibe y escucha? El Dr. Benenzon describe un proceso muy sencillo y eficaz: para cada estímulo que un ser humano recibe se produce una respuesta a ese estímulo, consciente o inconsciente. A este proceso el Dr. Benenzon lo llamó complejo Sonido – Ser Humano – Sonido Benenzon (2000). Pero no sólo Benenzon se percató de este suceso, otros ilustres como el afamado psicólogo prenatal David Chamberlain (1999) afirma que la comunicación prenatal se produce constantemente y resulta ser una forma de comunicación del bebé con su madre y de respuesta a estímulos externos, siendo la respuesta más evidente la del movimiento fetal.

Se observa entonces que el sonido es un elemento vital para el bebé y, por tanto, la Musicoterapia desempeña un papel fundamental en la estimulación prenatal. Sin embargo, observando los cinco sectores del complejo Sonido – Ser Humano – Sonido Benenzon (2011) y teniendo en cuenta el desarrollo psíquico y fisiológico del feto, se aprecia que ya en la etapa prenatal este complejo existe y es, como lo define el autor, “un impresionante feedback, una especie de círculo infinito, iniciado mediante un estímulo y que tras un largo proceso termina produciendo otro estímulo que enriquecerá como una dinamo nuevamente al complejo” (2011, p.29).

Es interesante que aunque el feto puede comunicarse también con llantos (Truby, 1975), la respuesta más común dada por los bebés intrauterinos en este complejo es la orgánica (el bebé estimulado aumenta en peso y dimensiones) aunque la respuesta más evidente es la motriz. De hecho, cuando un bebé reconoce un estímulo musical, reacciona succionando, abriendo y cerrando los párpados y realizando movimientos suaves de sus brazos y piernas.

Otra confirmación de la existencia prenatal de este complejo Sonido – Ser Humano – Sonido llega de la mano del Dr. Henry Truby, Profesor Emérito de Pediatría y Lingüística en la Universidad de Miami. Él señala que después del sexto mes, el feto ya se mueve al ritmo del discurso de la madre (Panthuraamphorm, 1993). Withwell (1999) confirma y refuerza esta teoría comprobando que fetos de cuatro meses de edad pueden responder de forma muy específica al sonido; si se exponen a música alta, el latido de su corazón se acelera. Los sonidos prenatales forman, por tanto, un componente importante del desarrollo de la vida prenatal, ya que proporcionan una base para el comportamiento y el aprendizaje posterior (Chamberlain, 1999). De ahí que una embarazada deba ser consciente de la importancia de una correcta estimulación sonora durante el embarazo, ya que además de ayudar a establecer un buen vínculo de los padres con el bebé, conducirá a una mejora en la expresión vocal, en la escucha y en el pensar del bebé. Sin duda los resultados de una correcta estimulación prenatal son muy aparentes: por ejemplo, la sonrisa como comunicación en los bebés despiertos puede aparecer antes de lo normal (alrededor de la semana 26 de gestación), como observa Campbell (2002).

Siendo precisos, hay una notable diferencia entre estimulación sonora prenatal y una correcta estimulación sonora prenatal; en esta última el papel que desempeñan los padres y la madre in primis es muy importante.

Para que se logre una correcta estimulación sonora prenatal la madre tiene que:

1. Ser consciente de la existencia de su hijo y aceptarla

2. Darse cuenta que las emociones que se dan en ella con los sonidos, las melodías y las canciones que escucha o emite, se transmiten por vía hormonal al feto

3. Recordar escuchar con su bebé las melodías que ella está escuchando y que quiere compartir con él, a un nivel sonoro adecuado y por el medio ambiente, en vez de hacerlo aisladamente como por ejemplo usando cascos

4. Recordar que los sonidos agudos y los graves son los que el feto percibe más a través del líquido amniótico

5. Recordar que los instrumentos de cuerda son más percibidos por el bebé ya que penetran más en el líquido amniótico

6. Recordar que la voz de la madre es el sonido preferido por su bebé, el que más lo estimula y que nunca resultará desafinada para él

7. Recordar que el estado de salud de la madre es muy importante: su estado físico, emocional, mental y espiritual deben estar sanos y equilibrados entre ellos para brindar un medio ambiente idóneo para su bebé

Como ya expuse en el apartado “La voz de la madre”, uno de los recursos más eficaces de estimulación prenatal es la voz de la madre. Por ello, una madre que canta transmitiendo emociones positivas a su bebé, logra una correcta y robusta estimulación prenatal que les aportará grandes beneficios, tanto a ella como a su bebé.

Marco Migliorisi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *